REQUISITOS Y COMPROMISOS

Qué tipos de bosques pueden ser candidatos a formar parte de la red

Además de estar situados en el ámbito del programa, resulta conveniente contar con bosques que representen la variedad de especies, usos y condiciones. Por este motivo pueden ser candidatos: tanto bosques de propiedad particular como pública, y dentro de estos, de entidades locales o regionales, de utilidad pública o nomontes grandes o pequeños, o que dispongan de parcelas piloto de cualquier posible tamaño. Puede incluso estudiarse la posible participación de parcelas extremadamente pequeñas, menores de una hectárea, que son representativas de la propiedad en algunas zonas. tanto montes situados en espacios protegidos como repoblaciones de alta productividad (pinares de radiata, pinaster, douglas, eucaliptos...). En estos últimos casos los objetivos pueden incluir tanto casos de transformación progresiva de esas repoblaciones en bosques con otras prioridades, como en el mantenimiento de su vocación productiva con otros modelos de gestión más naturalizada.
Por otra parte es preciso que reúnan un mínimo de condiciones que hagan factible la aplicación de estos criterios de gestión y en los que resulte fácil poder jugar el papel de bosques de referencia y demostración:que no existan limitaciones legales o de otro tipo que impidan absolutamente una gestión activa, incluyendo la corta de arboladoque dispongan o puedan disponer de una red de vías que permita la gestión y la extracción de la maderaque las parcelas piloto sean suficientemente accesibles para los visitantes (criterio que se tendrá en cuenta para su selección)las parcelas piloto deberán estar mínimamente capitalizadas (volúmenes superiores a 100–200 m3 según especies) y, preferiblemente, con presencia de pies con diámetros superiores a 30 cm. el estado sanitario y la estabilidad de las parcelas piloto deberá permitir que el arbolado o parte de él pueda mantener la estructura del bosque al menos veinte años.
Requisitos para formar parte de la red

En el momento del inicio del programa los montes candidatos deben: Contar con un compromiso voluntario y formal, por parte del titular o propietario, de participar en este programa, en un periodo de 5 años, prorrogables anualmente si no se comunica la renuncia previamente. Esto incluye la disponibilidad para divulgar los resultados y realizar visitas y actividades formativas.Contar con el compromiso de participación de los gestores realesContar con el apoyo institucional de la administración regional correspondiente formalizado a través de un convenio o figura semejante. Solamente de forma excepcional los montes particulares podrán participar sin contar con este requisito.Cumplimentar la ficha de candidaturaUna vez cubiertas estas condiciones ProSilva España preparará un informe sobre la viabilidad e interés de su participación desde el punto de vista de los objetivos de la red. La aceptación de la candidatura se realizará por la Junta Directiva de ProSilva. Más adelante, una vez que esté en marcha la red, la aceptación de nuevos miembros se realizará en las reuniones de balance anual, pudiendo participar tanto los miembros de la Junta Directiva de ProSilva como cada uno de los delegados de cada monte.
Una vez seleccionados los montes para formar parte de la red será preciso:disponer de un plan de gestión que contemple la aplicación de técnicas próximas a la naturalezadiseñar una estrategia de puesta en marcha, que incluya un análisis de las dificultades presentes, de los riesgos y de las acciones (formación, divulgación...) convenientes para unas y otros pongan en peligro la aplicación del programadesignar a una persona responsable a efectos de la participación en el programa, a ser posible el técnico responsable de la gestión, o personal de campo que esté suficientemente capacitado. En los montes particulares el responsable puede ser el propietario.


Compromisos que adquieren los gestores y propietarios

El objeto de la red no es sustituir ni modificar la responsabilidad de los gestores naturales del monte, sino ayudarles en su interés voluntario de aplicar estos criterios de gestión. Pero para un efectivo funcionamiento de la red esa participación voluntaria debe manifestarse en la asunción de un mínimo de compromisos:de colaborar en la preparación de los planes de gestión en donde se defina la línea a seguirde aplicar esas determinaciones, especialmente en las parcelas pilotode comunicar a los responsables de la red de las modificaciones que haya sido preciso realizar en esos planes y en las intervenciones previstas, que puedan afectar al seguimiento del proyectode llevar una contabilidad cuidadosa, tanto de las existencias que se cortan como de los ingresos y gastos, según las indicaciones y por los procedimientos que determine la redparticipar en las actividades de intercambio de conocimientos de la redacoger a los visitantes de las acciones previstas en la redparticipar en las acciones formativas que se organicenpreparar un informe anual de seguimiento de las accionescolaborar con las líneas de investigación que se desarrollen en el marco de la redparticipar en las acciones de difusión de los resultados

Formalización del compromiso de participación

La participación en la red se realizará monte a monte, por medio de la firma de una „carta de compromiso“ (modelo a desarrollar), firmada por:el titular o propietario del monte (en el caso de los montes públicos tras el acuerdo correspondiente, que según los casos podrá ser un decreto de alcaldía, un acuerdo de la entidad local, una orden del Directos General... según corresponda. la persona responsable de la gestión en cuanto afecte a la participación en esta red.en el caso de los montes gestionados o cogestionados por la administración (montes de las comunidades autónomas, montes de utilidad pública, montes consorciados...) se deberá contar también con un convenio de colaboración co0n el gobierno regional correspondiente que sirva de marco y referencia para esta participación.el presidente o persona delegada para este efecto por ProSilva EspañaEste documento contendrá además las referencias del monte (número de catálogo o parcelas catastrales y/o número de registro de la propiedad), titularidad, superficie aproximada y, en su caso, las limitaciones que quiera hacer constar la propiedad o responsable de la gestión.
El compromiso se firmará por un plazo determinado (preferentemente 10 años), prorrogable automáticamente.
Se hará constar también las condiciones de extinción del compromiso, que serán: decisión del titular, comunicada a los responsables de la red, finalización del programamodificación sustancial de las características del monte (cambio radical de usos, destrucción, imposibilidad de gestión activa...)